lunes, 10 de octubre de 2016

CONSEJOS PARA ESTUDIAR CORRECTAMENTE


Chicos estudiando con sus libros, marcadores y globo terráqueo


Estudiar no es sólo memorizar datos. Es una tarea integral, en la que ponemos en práctica diferentes capacidades tales como la lectura, la memoria, la asociación, la síntesis, etc. Todo eso lo hacemos intuitivamente. Pero si logramos desarrollarlas al máximo, obtendremos mejores y más duraderos resultados.

Guía de Tips y Consejos para Estudiantes



  1. Qué es Estudiar y cómo Hacerlo
  2. Aprender a Estudiar
  3. Algunas Preguntas que Debes Plantearte
  4. Organización del Día y los Horarios de Estudio
  5. Escogiendo los Mejores Momentos para Estudiar
  6. Planificar las Jornadas
  7. Dosificando los Tiempos
  8. Hábito de Estudio
  9. Atención y Concentración
  10. Nuestros Lugares de Estudio
  11. Estudiando en Grupos


Qué es Estudiar y cómo Hacerlo


El aprendizaje no consiste simplemente en una acumulación de conceptos o una suma de exámenes aprobados. Es el proceso por el cual ampliamos nuestros conocimientos y los relacionamos lógicamente para articularlos hábilmente en el momento justo en que los necesitamos. Por eso aprender nos ayuda a vivir mejor. Si transformas el estudio en una actividad divertida, útil y atrayente, podrás aprovechar al máximo los años que dedicas a tu formación. El estudio es la fantástica aventura de la investigación, de la adquisición del saber, y para que esta experiencia resulte aún más positiva, es importante descubrir las mejores maneras de estudiar, los lugares más cómodos, la forma de administrar el tiempo y, sobre todo, cómo incorporar el estudio a las actividades habituales, hacerlo parte de la vida diaria y de nuestras actividades predilectas.

Aprender a Estudiar

Alumnos haciendo apuntes en clase

Aprender a estudiar es la base de todo desarrollo intelectual, y dentro de este aprendizaje se incluyen:
  • El aumento de la capacidad de lectura;
  • El entrenamiento de la memoria;
  • Técnicas adecuadas para encontrar fuentes de información en la biblioteca y en Internet;
  • La correcta utilización de los materiales de estudio; entre otros aspectos importantes a tener en cuenta.

Algunas Preguntas que Debes Plantearte


Antes de comenzar, plantéate una pequeña autoevaluación para que sepas cuál es tu punto de partida sobre el tema:


  • ¿En qué momento del día estudias?
  • ¿Tienes momentos establecidos o lo decides de acuerdo con los exámenes?
  • ¿Cuánto tiempo puedes estar concentrado/a?
  • ¿Cuáles son las cosas que te desconcentran?
  • ¿Qué te motiva a estudiar?
  • ¿Estudias siempre en el mismo lugar?
  • ¿Te sientes cómodo en el lugar donde estudias?
  • ¿Por qué?

Organización del Día y los Tiempos de Estudio


No somos todos iguales; por lo tanto, cada estudiante tiene un tiempo y un horario en los que le rinde más el esfuerzo dedicado al aprendizaje. Lo que es muy malo y nunca resulta es dejar todo para leer en los últimos días y pretender aprender todo junto. Por eso, una tarea básica es calcular los tiempos correctamente y dividir las horas de estudio en varias jornadas, dejando para el final el repaso de todo lo leído o investigado.

Escogiendo los Mejores Momentos para Estudiar


No es bueno estudiar en cualquier momento. Cuando estás cansado, recargado de tareas o tuviste un día difícil, es conveniente descansar en lugar de ponerse a estudiar. Las horas que puedas descansar hoy, te rendirán el doble mañana, ya que estarás en todos tus sentidos al cien por ciento. Como leemos con los ojos, es muy importante elegir los horarios del día en que están más descansados y dispuestos. Las horas de la mañana, en este sentido, son las más rendidoras. Es más difícil mantener mucho tiempo de lectura de noche, trabajando con luz artificial y después de utilizar la vista todo el día. Tampoco es recomendable ver mucha televisión los días de estudio, ya que inevitablemente producirá cansancio en la vista y tendrás menor cantidad de tiempo en el que puedas fijar la visión. Además, las mañanas tienen otra ventaja: son el momento del día con mejor iluminación natural, cuando el aire está menos contaminado y límpido. Por lo tanto, conviene comenzar la tarea cuando respiramos y vemos mejor, cuando estamos descansados.

Planificar las Jornadas


La planificación del tiempo de estudio debe adaptarse a tus horarios. Si vas a la escuela durante el turno de la mañana, debes planificar tus tiempos de estudio para las primeras horas de la tarde; a la inversa, si tus turnos escolares son a la tarde. Seguramente si varios días de la semana los tienes ocupados, ya que vas a gimnasia, o estudias música, computación, idiomas u otra materia extra, o practicas algún hobby o deporte. Entonces, conviene que dejes dos o tres tardes o mañanas libres por semana para dedicar al estudio en tu casa. Si cuentas con todo el día para estudiar, por ejemplo, el fin de semana o algún día feriado, o en períodos de vacaciones, para preparar alguna materia, lo mejor es dividirlo en cuatro bloques de tiempo, dejando espacios para alimentarte, descansar y distraerte, que también forman parte de la jornada de estudio. Luego, vuelve a dividir cada bloque horario en períodos de máxima concentración y otros de relax.

Dosificando los Tiempos


Está comprobado que es muy difícil mantener la atención por más de 40 minutos en cualquier tarea que uno realice. Por eso cuando leas, trata de que nada te distraiga, presta atención únicamente a la lectura.
Al término de un tiempo, interrumpe de manera planificada el estudio: haz un alto para retomar la tarea 10 o 15 minutos después. Tampoco es bueno “matarse” estudiando un día o dos, y luego abandonar y retomar después de varios días; esto hace olvidar lo estudiado, te saca de tema y de ritmo de estudio. Es mucho mejor dosificar los tiempos.


Planificando la Semana

¿Cómo Organizarse?
Veamos cómo se puede lograr por medio de este ejemplo:

Graciela va a la escuela de mañana y sale a las 13 horas. Ella organizó su semana de la siguiente manera:


  • Como el Lunes no tiene actividades por la tarde, ese tiempo lo dedica al estudio. Después de alimentarse y descansar un poco de la jornada escolar, comienza a las 15 horas y estudia ininterrumpidamente hasta las 17. Descansa un rato, tiempo que aprovecha para tomar la merienda. Luego, retoma el estudio otras tres horas. Cuando termina, se dedica a ver televisión o va a ver a unos amigos. Ya se acabó el tiempo de estudiar por este día.
  • El Martes, cuando sale de la escuela, tiene que ir a gimnasia. Recién llega a su casa pasadas las 15; entonces, sólo dedica tres horas a estudiar.
  • El Miércoles no le queda tiempo, ya que por la tarde tiene clases de computación y luego practica su deporte favorito.
  • El Jueves tiene de nuevo un día libre; entonces, retoma la rutina del día Lunes.
  • Y el Viernes, que es el último día de la semana, está más cansada y vuelve a practicar un deporte, sólo dedica una hora o un poco más para hacer un repaso de las últimas lecciones de esa semana.


El “Ordenador” Horario

Si te acostumbras a anotar tus actividades, a hacerte una pequeña agenda diaria con la división de los tiempos y te propones cumplirla estrictamente, vas a habituarte fácilmente a organizarte. Puedes usar una agenda de las que venden en las librerías o diseñar una propia, con las columnas de horarios y tareas que necesitas. Además, este hábito te será útil no sólo cuando estudias sino para otros quehaceres que desarrollarás a lo largo de tu vida. Rinde mucho pero mucho más estudiar algunas horas durante cinco días seguidos que estudiar muchas horas dos días, abandonar tres días y retomar después, aunque en total le dediques más horas. La clave es buscar los tiempos propios, sistematizarlos y hacerlos habituales; incorporar el estudio como una más de las tareas cotidianas, quitándole excepcionalidad y evitando que se transforme en una carga.

Hábito de Estudio


Hábito significa costumbre, normalidad, rutina. Habituarse quiere decir acostumbrarse a la tarea, tomarla como algo normal, de todos los días, como parte de tu vida. Conseguir que el estudio deje de ser una cosa “extraña” y pase a ser algo común entre tus ocupaciones diarias. Que ocupe un lugar entre tus actividades predilectas.
Estudio porque lo deseo, porque quiero aprender para tener mejores posibilidades personales y profesionales en el futuro. Sé que es un esfuerzo al que tengo que dedicar mi voluntad, pero también sé que me va a resultar muy útil. Estudio habitualmente, es parte de mi vida, como mis juegos, mi familia y mis amigos.

Recuerda Siempre estos Consejos


  • Organiza tu día de estudio.
  • Dosifica tu tiempo.
  • Planifica las horas de estudio y las de descanso.
  • Elige los mejores momentos del día.
  • Si es de noche o estás cansado, ¡no estudies! Descansa.
  • Construye tu propia agenda.


A no Distraerse

Atención y Concentración

La concentración es un requisito esencial para alcanzar óptimos resultados en los estudios. No se consigue únicamente con voluntad. Hay distintos factores que pueden favorecer o perjudicar esta disposición.
Uno de ellos es estar motivado, es decir, tener interés por lo que estamos haciendo, por estudiar y aprender, y que lo hagamos con ganas y fuerza.

La Motivación

Es muy importante tener claras las metas. No pienses en estudiar para dar bien un examen únicamente, aunque sea tu objetivo inmediato. Trata de estudiar para capacitarte, para acceder algún día a mejores trabajos, más interesantes o mejor remunerados; también, para sentirte seguro frente a los problemas y saber que cuentas con una buena base: tus conocimientos sobre cada tema que abordes. Esta decisión va a fortalecer tu concentración y lograrás retener más dedicando menos tiempo. Por último, los hábitos y métodos de estudio serán un aliado para mejorar tu poder de concentración. Leer más rápido, saber cuáles son las partes más importantes, poder esquematizarlas y tener un acceso más veloz a los temas centrales, y demás aspectos fundamentales, mejorarán tu concentración y te ayudarán a aprender. Para mantener la motivación a lo largo de horas de ardua tarea, es necesario ver que el estudio rinde. ¿Cómo se mide ese rendimiento? Cuando comprobamos que avanzamos y obtenemos resultados.

¿Qué es la Concentración?

La atención y la concentración son factores decisivos en el estudio. Rinde mucho más una hora de estudio concentrado que muchas distraído. Es muy importante realizar un estudio activo, con actitud de aprender. Cuando lees o estudias, trata de imaginar que estás en un ámbito aislado; que nada de lo que pasa a tu alrededor te distrae. Presta atención a las demás cuestiones sólo cuando suspendas la lectura.
Las causas comunes de la distracción son varias; aquí nombraremos algunas:

  • No tener claros los objetivos y los fines, no saber bien para qué estamos estudiando.
  • Iniciar un tema para el cual no estamos preparados y del cual no tenemos nociones previas.
  • Una actividad rutinaria y poco variada que produce aburrimiento.
  • Falta de distracción y de descanso.
  • Mala distribución de los horarios.
  • Estudiar en un lugar inadecuado, incómodo, mal iluminado, ruidoso o lleno de gente.


¿En dónde Estudiamos?

Nuestros Lugares de Estudio

Estudiantes universitarios buscando información en una mesa de estudio con apuntes y computadoras

Cada lugar en donde estudiamos presenta diferentes problemas y complicaciones, distintas exigencias y ventajas. La elección de los mejores lugares de estudio, así como su acondicionamiento, va a influir muchísimo en el resultado que obtengamos.

Estudiando en Casa

En tu casa tienes lugares favoritos, los que usas cuando juegas o cuando quieres estar solo. Ese lugar a donde vas cuando viene un amigo, tu lugar privado, predilecto. Ese espacio donde te sientes más cómodo es el lugar adecuado para el estudio.
Para lograr una buena concentración, el lugar de estudio tiene que tener algunas condiciones elementales: ser bastante silencioso y bien iluminado. Estar alejado en lo posible del centro de ruidos de la casa, es decir, del lugar de reunión de la familia, donde habitualmente se reúnen para conversar o ver televisión.
Debe estar próximo a una ventana para recibir buena luz natural (que siempre es la mejor luz: nada ilumina como el sol), o debajo de una lámpara con luz ni muy fuerte ni muy débil.
Estudiar en casa tiene otras ventajas: recurrir a numerosos elementos de apoyo. Si tienes computadora, puedes usarla para acceder por la red a fuentes de información, o buscar en discos o archivos. También tienes la posibilidad de recurrir a un diccionario, una enciclopedia u otros textos. En casa también estás cerca del teléfono: fundamental para llamar a un compañero si no tomaste buenas notas de la clase o si dudas sobre los temas que debes abordar.
Si tu casa es pequeña, o si compartes tu cuarto con una hermana o hermano, debes proceder a dividir claramente el espacio. Conviene delimitar cuál es tu área de estudio y acordar con ellos que no invadan ese espacio, para evitar de ese modo el desorden de tus materiales, lo que produce confusiones y pérdidas de tiempo.

Ruidos y Sonidos

Si te acostumbras, puedes escuchar música mientras estudias, siempre y cuando el volumen sea entre medio y bajo; y, preferentemente, música instrumental, es decir, que no tenga letra a la que tengas que prestar atención. Nunca es bueno estudiar con radio o televisión de fondo, porque todo el tiempo te están enviando mensajes a los que tienes que responder con tu pensamiento.

Preparar los Útiles y Materiales

Además de un lugar, debes tener una buena mesa o escritorio donde puedas acomodar todos tus útiles. Tener a mano los elementos de escritura, los marcadores y la reserva de papel ahorra tiempo.
Selecciona y deja a la vista sólo los libros y textos que vas a utilizar en la materia o tema que estás estudiando, bien separados de otros materiales, para evitar búsquedas y pérdida de tiempo.
Si cuentas con cajones para guardar y separar tus apuntes, mucho mejor; así, cuando terminas tu tarea o haces un intervalo, evitarás que alguien altere el orden o traspapele tus notas.
Otra buena ayuda son las carpetas de cartulina o plásticas, para separar y archivar los materiales y los temas.

El objetivo de estos consejos es que, cuando reanudes tu tarea después de hacer una pausa, demores lo menos posible en volver a concentrarte en el estudio.

Estudiando en Lugares Públicos

Joven estudiando en un lugar público,leyendo en la mesa de un bar junto a la ventana

A veces, tienes que ponerte a estudiar en el bar del colegio o en la sala de una biblioteca, o hacerte un tiempo en el club, antes del entrenamiento. Aquí todo se complica: no puedes controlar el ruido del ambiente ni el movimiento alrededor de ti, que actúa como distractivo.
No encuentras la comodidad de tu casa, todo parece interferir.
Algunos consejos pueden serte útiles para estas situaciones anormales:

  • Lleva lo indispensable: cuantos menos objetos tengas encima, más fácil va a ser acomodarte y tendrás menos preocupaciones.
  • Concéntrate en leer un solo material, ya sea un libro, un apunte o un resumen; no intentes trabajar con varios textos.
  • Si puedes, llévate unos auriculares para escuchar música en volumen bajo, así atenuarás los sonidos ambientales.
  • Fija tu atención en el texto por un período de 10 minutos sin levantar la vista; al cabo de ese tiempo, mira a tu alrededor, como descanso, antes de volver a la lectura.
  • No inicies en esta situación el estudio de temas que desconoces o que lees por primera vez; déjalos para estudiar en casa. En lugares públicos sólo puedes conformarte con repasar o releer cosas sobre las cuales ya tienes bastante conocimiento.
  • Marca y señala lo más importante de cada texto para luego darle otra mirada cuando estés más tranquilo.
  • Cuando veas que no entiendes bien lo que dice el texto, suspende por unos minutos y vuelve a intentarlo. Si aún sigue siendo difícil, márcalo y estúdialo en casa.


Recuerda siempre estos Consejos


  • Elimina todos los motivos de distracción (ruidos, preocupaciones, problemas ajenos al estudio).
  • Cuando estudias, sólo estudias.
  • Aprovecha al máximo todo lo que facilite tu concentración.
  • Elige el mejor lugar para estudiar.
  • Distribuye bien tu tiempo.
  • Una hora concentrado rinde el triple.
  • Mejora día a día tus técnicas de estudio.


Estudiando en Grupos

Grupo de estudiantes con apuntes

Estudiar con otros compañeros y amigos puede resultar muy útil.
En la primera reunión es necesario fijar las metas y el plan de estudio.
Éstas son algunas propuestas de funcionamiento para garantizar que obtengan buenos resultados:
  • Planificar y respetar los días de estudio.
  • Ser estrictos con los horarios.
  • Pautar los intervalos y tiempos de descanso.
  • Escoger el lugar más cómodo y de mejor acceso para todos.
  • Evitar los elementos de distracción.
  • Evitar los ruidos.
  • Garantizar la disponibilidad de los materiales de estudio y los textos de consulta.

Antes de comenzar, deben debatir entre todos el método de estudio que van a utilizar. Por ejemplo, puede ser útil leer por turnos un fragmento del texto. Al finalizar la lectura, quien leyó realiza un resumen, y los demás integrantes del grupo agregan otros elementos que no hayan sido señalados.
Luego, se efectúa un breve debate para precisar los ejes del texto que se acaba de leer. Una vez alcanzado el acuerdo, cada uno, con sus propias palabras, lo vuelca en su papel de notas como resumen del tema. A continuación, otro compañero comienza a leer el nuevo párrafo. Antes de concluir la tarea del grupo, es bueno realizar un resumen entre todos. Esto refrescará los conceptos y evitará “olvidos” importantes a la hora de rendir la prueba.

(Información extraída de “Enciclopedia Temática Complementaria General”).

Tomando en cuenta estos consejos podrás estudiar de forma más amena, práctica y con mayores resultados.

Si la información te ha sido útil, no olvides compartirla en tus Redes Sociales y escribir un comentario para colaborar con tus opiniones y sugerencias.


¡A estudiar!

Imprimir
votar

0 opiniones de los lectores:

Publicar un comentario

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.